NUESTRO FUNDADOR

Hace 10 años, El padre Miguel llegó al barrio La Cruz, oriente de Medellín, y en lo más alto del sector, donde habita un gran número de familias desplazadas, decidió moldear una labor que se basa en la educación.

PROYECTO FUNDACIÓN

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”, decía la Madre Teresa de Calcuta y quizás con ese precepto, el Padre Miguel Pérez se dio a la tarea de ayudar a niños desplazados y enfermos terminales con LA fundación que recuerda el legado de la santa de los pobres.

“Sólo busco robarle muchachos a la violencia”. Su obra silenciosa tiene nombre propio: Fundación Teresa de Calcuta de Medellín.